Lluís JUANMARTÍ

El destino quizás quiso echarme una mano aquel día lluvioso que me cobijé en el portal de una academia de peluquería llamada Josep Pons.Allí empezó mi andadura en esta profesión.

Los primeros años me especialicé en peluquería de señoras/mixta y al poco tiempo decidí explorar nuevos horizontes; descubrí la peluquería masculina y, sentí una bocanada de aire fresco. Mi sitio estaba allí.

Que lejos quedan aquellos años en los que apenas había Barberías en Barcelona: unos se jubilaban y las nuevas generaciones apostaban por salones mixtos que pudieran abarcar a un público más amplio,

Puedo decir con orgullo que nosotros hemos estado defendiendo nuestros sillones durante más de treinta años, en épocas en las que la palabra Barbería producía “urticaria” a muchos.

Desde aquí quiero recordar a aquellos colegas del pasado que supieron dignificar la profesión, sin disponer de los medios ahora. Algo tengo en común con todos ellos, y es mi pasión por esta profesión que hace que cada día intente estar a la altura de todos mis clientes.